Inglés Francés Español
EN FR ES

Conclusiones

Los boletines de 2011 son los terceros que se realizan como parte del proyecto de Promoción de la transparencia en el sector forestal. Los boletines han demostrado ser unas herramientas útiles para que, basándose en sus constataciones, las ONG y la sociedad civil puedan controlar el sector forestal de sus países y luchar por obtener cambios que mejoren la transparencia. Los boletines han ayudado a identificar las medidas positivas que se han adoptado para mejorar el intercambio de información y la participación en la gobernanza forestal, pero también han servido para sacar a la luz marcos y procesos defectuosos que han permitido el predominio del secretismo en la explotación de los bosques y otros recursos por parte de intereses creados.

La imagen general que proyectan los 20 indicadores clave recogidos en 2011 contiene un gran número de 'amarillos' y 'rojos', lo que indica que sólo hay disposiciones parciales en el marco legal y normativo que se aplica al sector forestal, o que éstas ni siquiera existen. Los 'verdes' tienden a concentrarse en los indicadores que hacen referencia a leyes y políticas forestales más generales. No obstante, cada país tiene sus puntos fuertes y débiles y no resulta apropiado comparar directamente los indicadores de los diferentes países, ya que existe una gran variedad entre los contextos específicos de cada país. La conclusión general es que los gobiernos de los siete países tienen que ser mucho más abiertos en áreas fundamentales para evitar que se subvalore la posible riqueza de los recursos naturales del país y que se distribuyan de forman injusta los bienes, servicios y otros beneficios obtenidos de una gestión forestal verdaderamente sostenible y responsable. En los contextos menos transparentes siguen desarrollándose tratos envueltos en secretismo y una búsqueda corrupta de beneficios.

Resulta más alentador comprobar que los socios han indicado que en 2011 se han dado una serie de mejoras, que incluyen nuevas leyes e iniciativas que tienen el potencial de conseguir una mayor transparencia y una mejor gobernanza. Aunque muchos de estos cambios aún no se han implementado del todo, al menos indican que la dirección tomada a grandes rasgos es la correcta. En la tabla que se muestra a continuación se indican los cambios más importantes de los cinco países que también realizaron boletines en 2010.

Mejoras en 2011 de la gobernanza forestal

Conclusiones

En el caso de Guatemala y la República Democrática del Congo (RDC), los boletines de 2011 fueron los primeros producidos como parte del proyecto de Promoción de la transparencia en el sector forestal. Los boletines futuros ayudarán a analizar también los cambios que tengan lugar en la gobernanza del sector forestal de estos países. El socio de la RDC clasificó casi todos los indicadores con la calificación de 'parcial' o 'no', y en 2011 no se lograron mucho progreso en las iniciativas progresistas tal como el AVA y un decreto sobre bosques comunitarios para mejorar la gobernanza del sector forestal. El socio de Guatemala indicó que para muchos indicadores hay disposiciones existentes en el marco legal y normativo del sector forestal pero que su implementación se ve dificultada por la falta de capacidades de las instituciones y unas profundas desigualdades respecto a la tierra. Un avance importante que tuvo lugar en Guatemala fue la aprobación a finales de 2010 de la ley para implementar un programa de incentivos forestales para los pequeños propietarios y, cuando se realice un monitoreo mayor, se podrá observar el impacto que tendrá sobre el sector.

Salvo por una única excepción, ninguno de los países del año pasado identificó indicadores en los que la gobernanza del sector forestal hubiera empeorado desde 2010, pero esto no debería llevar a la conclusión de que no hay motivos de preocupación por la falta de transparencia. La excepción fue Ghana, donde se descubrieron más indicios de que en 2011 se habían concedido otra vez permisos forestales menores a discreción de la autoridad forestal, a pesar de que el año anterior la sociedad civil condenara este proceso tan poco transparente. Otras tendencias similares han sido la asignación de permisos de uso particular en Liberia y una serie de permisos menores en Camerún. En conjunto, estas constataciones muestran un patrón preocupante en el que las autoridades forestales no cumplen los procedimientos establecidos por las leyes y normas del sector forestal y no ofrecen información si pueden evitarlo. Estas prácticas debilitan los objetivos de los AVA entre estos países y la UE e indican que posiblemente las autoridades no implementen de forma sistemática otras medidas para mejorar la aplicación de las leyes, gobernanza y comercio forestales a no ser que tengan las capacidades necesarias y estén sujetas a una supervisión independiente. Otra amenaza importante es la asignación de extensas superficies de tierra para plantaciones agroindustriales y otras actividades extractivas sin un proceso transparente de evaluación de su impacto y cumplimiento de las leyes y normas forestales.

En la sección de lecciones aprendidas también se presentan algunas conclusiones importantes. Una conclusión más general que revelan los boletines es que unos marcos legales y normativos de gobernanza forestal bien desarrollados no son suficientes de por sí. Esto es, que un país puede tener un marco exhaustivo en sus estatutos con el potencial de permitir la transparencia en el acceso a la información y la toma de decisiones, pero que esto vale de poco a no ser que las medidas se implementen de forma coherente con unos recursos y una integración adecuados. Los socios del proyecto de Promoción de la transparencia en el sector forestal exigen cambios para que los intereses creados no puedan seguir explotando los recursos forestales en detrimento del medio ambiente y las formas de vida rurales. En colaboración con otras ONG, organizaciones de la sociedad civil y grupos comunitarios, los socios han contribuido a formar coaliciones y han ayudado a redes que exigen cambios. Cuando ha sido necesario, también han desempeñado una función importante de difusión de la información para mejorar la transparencia, pero esto no significa que los gobiernos puedan descuidar sus responsabilidades. Los socios han llevado a cabo intentos constructivos de colaborar con las autoridades forestales, pero las respuestas han sido muy diferentes, desde un apoyo positivo hasta reacciones críticas. Aprender de estas experiencias está ayudando a adaptar las campañas y la participación política para que las reformas más importantes puedan seguir impulsándose.

Volver a Análisis ¦ Seguir a Recomendaciones

Patrocinado por
Global Witness DAR CIKOD CED SDI Grupo FARO Asociación de Forestería Comunitaria de Guatemala Ut’z Che’ Réseau Ressources Naturelles
Todas las páginas específicas de cada país en el sitio web son gestionadas de forma independiente por las organizaciones del país respectivo. Aviso legal